Tras tomar posesión de su nueva responsabilidad al frente del operador ferroviario público, la nueva dirección de Renfe se ha reunido con los representantes de los trabajadores esta misma semana.

Sobre la mesa se encontraba, en lugar destacado, la preocupación de las centrales sindicales por el futuro de la empresa y el actual modelo público de transporte ferroviario.

De igual modo, durante el encuentro también se abordaron el futuro de la unidad de negocio de Mercancías bajo el modelo actual del operador ferroviario público, así como la, a juicio de los representantes sindicales, ausencia de planes de negocio para Renfe que hagan frente a la competencia en un mercado liberalizado, así como la posibilidad de internalizar cargas de trabajo en los talleres del operador.

Según refiere UGT en un comunicado, Isaías Táboas, presidente de Renfe, ha defendido en la reunión el carácter público de Renfe, su disposición a competir con los operadores privados y el compromiso de elaborar planes estratégicos por sociedades antes de final de año, lo que podría implicar un nuevo rumbo para el área de mercancías del operador ferroviario público.

Todavía quedan pendientes los planes estratégicos diseñados por el anterior equipo de Fomento tanto para el propio operador ferroviario en términos generales, como para Renfe Mercancías, que, en este caso, contemplaba una posible alianza estratégica para crear un operador logístico intermodal, una posibilidad que ha quedado en el aire.