Renfe Mercancías ha recuperado 1,1 millones de toneladas en tráficos el año pasado, lo que supone, según datos presentados en el último consejo de administración del operador ferroviario público celebrado esta semana.

Este volumen para las doce meses del pasado ejercicio implica un crecimiento anual de un 7,4%, hasta alcanzar 15,3 millones de toneladas movidas por la rama de carga de Renfe durante el ejercicio.

Así mismo, el operador estima que la recuperación parcial de la demanda ha supuesto una mejora de las ratios de productividad, especialmente la del aprovechamiento

Por otra parte, la recuperación paulatina de la demanda y la mejora de la productividad se ha traducido, según la compañía pública, en un aumento de 400 millones de euros en los ingresos por ventas de billetes y transporte de mercancías, que se prevé rocen en su conjunto los 3.000 millones de euros.

En cuanto a los gastos, el informe provisional detalla, por un lado, el esfuerzo en la contención de los gastos no directamente ligados a la producción que, teniendo en cuenta los datos del operador alcanzan un ahorro del 66 millones de euros respecto a lo presupuestado, así como el impacto que va a tener el incremento de los precios de la energía, que han aumentado en 133 millones de euros con relación a lo previsto, lo que supondrá un lastre para los resultados definitivos de la empresa pública.

 

banner-suscripción-a-cadena-de-suministro-750x110px