Renfe ha seleccionado a las consultoras PwC y BIP Consulting Iberia para abordar su segregación en cuatro compañías. La compañía ferroviaria ha contratado a estas dos firmas para que adapten sus sistemas de gestión para la división en cuatro empresas, prevista en la reforma del sector ferroviario aprobada por el Gobierno por Real Decreto-ley 22/2012, de 20 de julio.

Renfe tiene que segregrarse en cuatro sociedades antes de que el próximo mes de julio el transporte de viajeros en tren se abra a la libre competencia.

Concretamente, tres de las actuales áreas de negoció de Renfe se constituirán como sociedades: Viajeros, Mercancías y Logística y Fabricación y Mantenimiento. Además, se creará una sociedad de gestión de activos denominada por el momento “ROSCO”, siglas de Rolling Stock Company, empresa de material rodante y cuyo objetivo será alquilar el material móvil a las empresas que entren a competir.

La operadora ferroviaria acometerá esta reestructuración después de que con el comienzo del año asumiera los negocios de transporte, los trenes y el personal asociado de Feve.

La contratación de PwC ya ha levantado las primeras polémicas, dado que el actual presidente de Renfe, Julio Gómez-Pomar, trabajó para la consultora ahora seleccionada, situación que no ha pasado por alto algunos políticos como el portavoz del PSOE en la Comisión de Fomento en el Congreso, Rafael Simancas.