tren de Renfe Mercancias

El descenso en las mercancías transportadas por Renfe en 2016 se trasladan al beneficio económico de la división.

Tras cerrar el ejercicio 2015 con el primer beneficio de su historia, el operador público Renfe ha cosechado unas pérdidas de 29 millones de euros hasta abril de 2016 que, si bien se reducen en un 58% con respecto a las pérdidas del mismo periodo del ejercicio anterior, suponen la vuelta a los números rojos en el presente ejercicio.

Las mayores pérdidas se han contabilizado en la división de mercancías del operador, con un saldo negativo de 15,2 millones de euros, el mismo que el cosechado en los cuatro primeros meses de 2015, mientras que el resultado de Renfe Viajeros se ha saldado con una pérdida de 10,6 millones de euros, que supone recortar en un 76% las del mismo periodo del ejercicio anterior.

En la misma línea, mientras los ingresos de Renfe Mercancías han descendido un 8,5% entre ambos periodos hasta los 76,10 millones de euros, los de Larga Distancia y AVE han crecido un 4,3% hasta los 415,10 millones de euros, y los de Cercanías y Media Distancia han disminuido levemente un 0,5% hasta los 232 millones de euros.

Además, el ebitda de la división de Mercancías, con un resultado negativo de 5,45 millones, contrasta con el del negocio de Viajeros, que crece un 104% entre ambos periodos hasta los 116,37 millones.

Aunque las mayores pérdidas se han registrado en Mercancías, cabe destacar que sólo la división de Alquiler ha registrado ganancias hasta abril de 2016, en concreto de medio millón de euros, tras aumentar sus ingresos hasta los 6,32 millones de euros.

En total, Renfe ha elevado un 5,4% el total de sus ingresos, hasta los 1.019,8 millones de euros, mientras que también ha reducido sus gastos en un 0,8% hasta los 903 millones.