Repsol invertirá 188 millones para levantar en su refinería del puerto de Cartagena la primera planta de producción de biocombustibles avanzados de España, como parte de su apuesta por la economía circular.

Con esta nueva instalación, que incluirá la puesta en marcha de una planta de hidrógeno que alimentará a una nueva unidad de hidrotratamiento, la petrolera tiene previsto suministrar 250.000 toneladas al año de biocombustibles avanzados para aviones, camiones y coches.

Este proyecto se enmarca en el compromiso que tiene Repsol con la transición energética y en su apuesta por alcanzar cero emisiones netas en el año 2050.

En este sentido, los biocombustibles avanzados producidos en la refinería de Cartagena permitirán una reducción de 900.000 toneladas de CO2 anuales y reforzarán el desarrollo del sector industrial, la generación de actividad económica en España y el empleo, merced a la incorporación de un millar de profesionales de diversas disciplinas para este proyecto.

Con más detalle, la refinería de Cartagena potenciará la economía circular gracias a que aprovecha la reutilización de materias primas recicladas para darles una nueva vida y convertirlas en nuevos productos de alto valor añadido, en este caso biocombustibles, cuyo uso reduce las emisiones netas de CO2.