Zona de descanso en un camión, que cuenta con todas las comodidades.

En Bélgica y Francia quedaba prohibido realizar el descanso semanal a bordo del camión.

En el sector del transporte por carretera, el tercer cuatrimestre se inició con la noticia de la aprobación, tanto en Bélgica como en Francia, de prohibir realizar el descanso semanal de 45 horas en las cabinas de los camiones a raíz de un vacío legal existente en el Reglamento 561/200, que regula este descanso.

No obstante, esta medida podía suponer un gran impacto en el transporte internacional de mercancías por carretera en Europa, tal y como lo denunciaron algunas de las asociaciones de transportistas de España, como Fitrans, que solicitó que se flexibilizase dicho reglamento, o Astic, desde donde se consideró que esta medida “criminaliza el descanso del conductor”, a pesar de haber informado de que ninguno de sus empresarios asociados habían sido multados.

Ante las quejas que las asociaciones trasladaron a la Unión Europea, tanto la Comisión como el Parlamento europeos se sumaron a la preocupación de los transportistas y se instó a la CE a que tomase medidas, después de que el propio órgano ejecutivo se declarase que la normativa europea «no prohíbe en ningún momento el descanso semanal a bordo del vehículo», por lo que consideró que la nueva norma francesa era contraria a la normativa europea.

Sin salir de Francia, en julio se repitieron los ataques de agricultores franceses a transportistas españoles, como consecuencia de “la crisis de mercado” hortofrutícula que está viviendo en el país vecino. Sin embargo, desde Fenadismer se consideró estos ataques como una “vulneración” del derecho a la libre circulación de mercancías y que originan “graves consecuencias” a las exportaciones españolas.

Sin embargo, desde la UE se pidieron explicaciones a Francia por estos ataques, poniéndose en contacto con las autoridades galas y pidiendo datos «sobre las medidas adoptadas para eliminar estos obstáculos en su territorio», como garantía de salvaguarda del principio de libre circulación de mercancías.

Devolución del ‘céntimo sanitario’

En cuanto al nuevo pesaje ‘en tránsito’ francés, la OTRE exigió su fin como la única solución que “podría calmar el enfado” de los transportistas franceses y recomendó a sus asociados no registrarse en Ecomouv, empresa que se encargará del cobro de esta “nueva eurotasa”, como la calificó la asociación.

portico para la implantacion de la ecotasa en francia

Pórtico para el pago de la 'ecotasa' en Francia, instalado por Ecomouv.

Tras las presiones de las asociaciones de transportistas del país, el gobierno francés retrasaba de nuevo la entrada en vigor de este nuevo peaje, en un principio previsto para el 1 de enero de 2015, con un periodo de pruebas que se iniciaría en octubre de 2014. Así, el peaje, cuyo precio oscilaría entre los 7,5 y los 18,5 céntimos de euro por kilómetro, entraría en vigor durante «los primeros meses de 2015».

Por otro lado, en septiembre, Hacienda comenzó los trámites para devolver el ‘céntimo sanitario’, después de que recibiera la contestación de Bruselas sobre si la devolución íntegra podría conculcar una directiva europea sobre impuestos mínimos.

En ella, se aseguraba que la CE no se oponía a una rebaja en el importe mínimo a devolver, por lo que el ministerio dirigido por Cristóbal Montoro, anunció a finales de mes, que el Estado pagaría 2.000 millones de euros, sólo lo recaudado durante los últimos tres años a través del impuesto.

Por último, en septiembre se publicó la Encuesta Permanente del Transporte por carretera correspondiente al segundo trimestre de 2014, en la que se reflejaba un crecimiento del 11,4% en el número de toneladas de mercancías transportadas en España, con un crecimiento del 12% en el transporte nacional y un 1,3% en el internacional.