Según las cifras apuntadas en la jornada «Comercio transnacional y economía digital: tributos y aduanas», organizada por la Universidad Rovira i Virgili de Tarragona, y destacadas en Cadena de Suministro, en la Unión Europea “cada minuto se envían de media más de 500 declaraciones aduaneras, de las que gran parte corresponde a compras ‘on-line’. El comercio electrónico, con un crecimiento sin parangón en los últimos años, supone un volumen de recaudación enorme en las aduanas”.

El sector express representa, aproximadamente, más del 30% de los despachos de aduanas de la UE, con relevantes operaciones de intermediación aduanera. El operador del sector express no solo gestiona el despacho de aduanas de un concreto envío, sino que también se ocupa, por lo general, de gestionar el pago de los derechos e impuestos devengados.

Con las cifras apuntadas no cabe duda que una auténtica revolución en el modus operandi de los operadores del sector express se avecina en los próximos años, lo que sin duda, repercutirá también en otros operadores  que utilizan sus servicios, así como en las aduanas y en sus propios clientes.

Varios son los frentes con los que el sector express se encara en los próximos años, fundamentalmente por la necesidad de adaptarse a los cambios de las normativas que les afectan (IVA, aduanas, seguridad, medio ambiente,….).

En el ámbito del IVA, el Consejo de la UE promulgó la Directiva de IVA para de comercio electrónico que, entre otras medidas, elimina la exención del IVA en la importación de mercancías por debajo de los 22 euros, por lo que a partir del 1 de enero de 2021 no habrá un umbral de minimos aplicable a los productos importados de terceros países.

La eliminación de la exención supone un cambio radical para el sector express y un reto para las Aduanas dado que todos los envíos, sin importar cuán bajo sea su valor, deberán estar sujetos a los procedimientos generalizados para el despacho aduanero y la recaudación de derechos e impuestos.

 La eliminación de la exención supone un cambio radical para el sector express y un reto para las Aduanas

Ello supone, sin duda, una importante carga administrativa para importadores, operadores y autoridades aduaneras. Para minimizar tal impacto, la Comisión europea ha adoptado recientemente una propuesta de modificación de la normativa aduanera por la que se introducirá la base legal que permitirá que, a partir del 1 de enero de 2021, se pueda presentar una declaración aduanera con un conjunto de datos reducidos para el despacho de envíos de bajo valor en la importación.

En el ámbito de la seguridad aduanera la remisión obligatoria de datos en una fase previa al embarque de la carga aérea con fines de análisis de riesgos, el PLACI (Pre-Loading Advance Cargo Information), se espera que comience el próximo año en  el sector express y en el postal tradicional.

Para prepararse para estos cambios, entre otras cosas, se necesitan adaptaciones en los sistemas de las TI, no sólo de los operadores sino también de las aduanas de los Estados miembros, y ya han manifestado algunos de estos Estados que no estarán preparados para las fechas previstas por la normativa.

Nuevas normativas europeas

Pero más allá del ámbito aduanero, el sector express se enfrentará a nuevas normativas europeas, como las relativas a la protección de los derechos de propiedad intelectual, la lucha contra el tráfico ilegal de productos,  la vulneración de la conformidad de los productos con la legislación de la UE, la protección del medio ambiente (con soluciones contra el ruido y consumo de combustible, tendiendo paulatinamente a la adaptación de vehículos y al uso de aeronaves menos contaminantes) o la protección social (el Paquete de Movilidad I).

Aunque muchas de estas normativas también afectan a otros sectores de la logística y el transporte, el ingente volumen de medios utilizados por el sector y el aumento exponencial del comercio electrónico internacional gestionado por los operadores express, ciertamente, hacen que el impacto sea mayor para este sector.

Por último, en el no menos importante ámbito postal, la preocupación a nivel internacional se centra en la normativa de la Unión Postal Universal, una normativa que, en muchos casos, supone el establecimiento de ventajas competitivas injustificadas para los Operadores Designados para prestar el Servicio Postal Universal en sus respectivos países.

En este sentido, Estados Unidos, junto con otros países, han manifestado su descontento, argumentando que las reglas de la UPU subsidian indebidamente a las compañías y plataformas digitales de comercio electrónico chinas a expensas de sus competidoras occidentales. Por ello, Estados Unidos ya ha anunciado que si las reglas no cambian dejará la UPU y fijará sus propias tarifas a partir de 2020.

Como se puede ver, los retos inmediatos a los que se enfrenta el sector express son de una gran transcendencia. Pero la superación de los mismos está garantizada, sin duda, por el trabajo que realizarán las más de 250.000 personas que sólo en Europa trabajan directamente en el sector.

Alberto Garrido
Secretario general de AECI

alberto-garrido-aeci