Royal Mail

Royal Mail ha registrado un leve aumento en los ingresos y, por tanto, un mayor crecimiento de los beneficios en su rendimiento, lo que viene a confirmar la buena situación de la compañía, y todo ello a pesar de su reciente proceso de privatización, anunciado por el Gobierno Británico el pasado 12 de septiembre.

Durante los primeros seis meses de 2013, Royal Mail registró un aumento del 2% en los ingresos mientras que casi duplicaron las ganancias operativas, que pasaron de 174 millones de euros a 343 millones de euros.

Sin embargo, el panorama se ha visto complicado por la amplia reestructuración que ha tenido esta compañía, fundada en 1516. Estos costes han supuesto 85 millones de euros. No obstante, han sido 145 millones de libras menos que en el mismo período del año anterior, lo que va en beneficio también de la compañía.

La actividad de la empresa ha tenido la dificultad añadida en el  segmento de los servicios internacionales y postal en UK, con unos ingresos que se han incrementado en un 1%. Esto no sólo se ha debido al cambio de imagen que afrontó la compañía y  a los “costes de transformación”, sino también a la divergencia existente entre el segmento de paquetería, que ha obtenido un crecimiento del 9%  y el postal, que en una tendencia negativa, ha registrado una caída del 3%.

Por su parte, GLS, la división de servicios de paquetería europea, ha mejorado sus cifras, con un incremento de los ingresos del 6% , y un incremento de los volúmenes del 6%, lo que se ha traducido en un beneficio operativo del 11% , a pesar de las condiciones económicas muy desiguales en los mercados de Europa continental.

Royal Mail se ha centrado en la transformación hacia una empresa de paquetería enfocada preferentemente en el e-commerce. El camino que la empresa ha elegido es centrarse en envíos más pequeños que se pueden entregar fácilmente a través de su red. Por este motivo se ha presentado su modelo de «fijación de precios basada en el tamaño«, con el que pretenden liderar el segmento de los envíos de menos de un kilo de peso.  Los servicios se desarrollan apoyándose a través de la red de oficinas de cCrreos, a pesar de ser una empresa independiente a Royal Mail .

Mientras tanto, continúan las protestas  por la venta de acciones de la empresa, a lo que viene a sumarse la posibilidad de que algunos nuevos accionistas de Royal Mail estén explorando el potencial de la racionalización del patrimonio inmobiliario a través de opciones de «lease back»  de venta y posterior arrendamiento, que les permitanflexibilizar sus inversiones en el operador postal.