Ante lo que consideran una paralización de la negociación de un nuevo convenio colectivo para el sector logístico de la provincia de Madrid provocada por UNO, los sindicatos Comisiones Obreras y UGT empiezan a hablar de movilizaciones y de próximas convocatorias de huelga.

Ambos sindicatos han empezado a informar a los trabajadores de este segmento de actividad mediante asambleas de las consecuencias que, a su juicio, tiene esta situación de bloqueo para los empleados del sector logístico.

Las centrales sindicales acusan a la organización empresarial de querer imponer una categoría de inserción denominada mozo en formación con un salario bruto anual de 15.500 euros y con una duración máxima de dos años, que supone una retribución de casi 4.000 euros brutos anuales inferior a la del mozo ordinario, que hasta ahora es la más baja de las existentes en convenio.

De igual modo, los representantes de los trabajadores afirman que UNO propone eliminar la jubilación parcial y que está avalando el «modelo externalizador llevado por las empresas, que lo único que esconde es una precarización laboral«.

Frente a ello, Comisiones Obreras y UGT exigen «que se firme un incremento salarial, tal y como la patronal y los sindicatos representativos han firmado y se han comprometido como fruto del diálogo social en la AENC, consistente en llegar a un mínimo de un 2% anual».