Parecía cuestión de tiempo que tras el escándalo de las manipulaciones de las emisiones contaminantes en turismos, la liebre saltara a la linde de los vehículos comerciales e industriales.

La Fiscalía de Frankfurt investiga desde esta misma semana si algunos camiones de la marca Iveco habrían usado potencialmente programas informáticos para ocultar excesivos niveles de emisiones contaminantes.

De igual modo, estos dispositivos podrían haberse estado usando también en otros modelos de vehículos comerciales e industriales tanto de la propia Iveco como de Fiat.

De esta manera, los motores estarían en condiciones de pasar las pruebas de emisiones que se realizan en laboratorio y su programación se alteraría después para mejorar su rendimiento en carretera, a costa de emitir más contaminación, algo que es ilegal según la normativa de la Unión europea.

CNH Industrial confirma que representantes de la oficina de la Fiscalía alemana han visitado distintas instalaciones del conglomerado repartidas por Europa en el marco de esta investigación y que ante el conocimiento de la situación ha ofrecido su «plena colaboración».

Al mismo tiempo, la compañía dice estar analizando toda la documentación relacionada con el asunto para proporcionar a las autoridades la información pertinente que puedan necesitar.

La investigación está coordinada por el organismo europeo Eurojust e implica registros en Alemania, Francia y Suiza, además de en el Reino Unido.