puerto de Avilés

Sasemar también se encargará de la coordinación en emergencias por contaminación marina accidental.

La Sociedad de Salvamento y Seguridad Marítima, Sasemar, que forma parte del Ministerio de Fomento, ha asumido el control del tráfico marítimo en el puerto de Avilés, según indica el diario El Comercio.

En concreto, se hará cargo desde la torre de control de Gijón de la aproximación y del fondeo, de la ordenación, coordinación y control del tráfico marítimo portuario, y de las operaciones asociadas a los servicios portuarios y comerciales, así como de las gestiones relacionadas con las operaciones de los buques.

También asumirá la coordinación y actuación en emergencias por contaminación marina accidental, reforzará los protocolos y medios de actuación, e intervendrá en las comunicaciones radiofónicas entre el buque y tierra. Por su parte, las maniobras de entrada y atraque continuarán en manos de los prácticos.

Esta decisión, auspiciada por Puertos del Estado, se regulará mediante un convenio marco, que contempla la adquisición de un sistema de comunicaciones y un transceptor AIS por valor de 332.750 euros, que ya ha empezado a implantarse en el recinto portuario.

Sistema AIS para el seguimiento de buques

Se trata de un dispositivo electrónico instalado a bordo que permite la identificación y seguimiento de buques desde otras embarcaciones, aeronaves o estaciones costeras, proporcionando a través de la banda marítima de VHF la señal de geoposicionamiento obtenida mediante satélite.

Están obligados a llevarlo los buques con un registro bruto superior a 500 tn, o 300 tn si están en viaje internacional, y los pesqueros a partir de 15 metros de eslora. Además, informa del nombre, pabellón, tipo de buque, dimensiones, carga, puertos de procedencia y destino, rumbo, velocidad y ruta seguida, mientras que las estaciones AIS de Puertos del Estado emiten información meteorológica y oceanográfica.

El sistema muestra información objetiva en tiempo real y permite la comunicación entre buques advirtiendo de posibles rumbos de colisión. Funciona de forma autónoma en modo continuo, sin verse afectado por la climatología, el estado del mar o la orografía, aunque si se avería o desconecta, o no está instalado, la única manera de localizar la embarcación sería el radar.

En el puerto de Avilés, la señal se recibirá mediante una antena instalada en la sede de la Autoridad Portuaria y se transmitirá mediante fibra óptica a la torre de control de Gijón, que asumirá el control de los buques. En cualquier caso, Avilés contará también con una terminal AIS que le permitirá controlar el tráfico marítimo de su zona.