Durante los últimos cinco años se ha llevado a cabo en Estocolmo, Suecia, un importante proyecto en lo que al uso de fuentes renovables como combustible para el transporte por carretera se refiere.

Así, desde 2010, un total de 50 camiones han operado con combustible alternativo por las calles de la ciudad en el marco de la iniciativa ‘Camiones Limpios‘, impulsada por el Ayuntamiento de la capital sueca en colaboración con varios distribuidores de combustible y empresas de transporte.

A través de la misma, medio centenar de vehículos industriales han operado o bien con un sistema dual de combustible de metano diesel, con otro sistema también híbrido entre electricidad y diésel, o con combustible bioetanol ED95.

Ahora, una vez evaluados los resultados del proyecto, el sistema de Scania se ha establecido como el más limpio de entre las diferentes opciones.

En concreto, los camiones operados por la empresa Kyl & Frysexpressen, han permitido una reducción del 70% de CO2 al realizar sus actividades, reducción que alcanza un 90% cuando se utilizaron residuos forestales para producir ED95.

La mejor alternativa posible

Desde el operador, que utiliza estos vehículos para el reparto de productos frescos a los comercios minoristas de Estocolmo, aseguran que no existe ninguna diferencia operativa ni relativa a la conducción entre un vehículo impulsado con bioetanol y uno con diésel. Además, no se necesita ningún tipo de licencia ni permiso especial para usar este carburante.

Por todo ello, consideran que el ED95, que se compone en un 95% de etanol puro, es la mejor alternativa de combustible disponible.

Actualmente, Scania ofrece una amplia gama de vehículos pesados impulsada por combustibles renovables, entre los que se incluyen el biogás, el bioetanol y el biodiésel.