La mayoritaria Confederación General de Trabajadores de Portugal (CGTP) y el sindicato español Comisiones Obreras (CCOO) han demandado en Lisboa mejores conexiones ferroviarias entre ambos países.

En un encuentro celebrado en la capital lusa, ambos sindicatos repasaron los problemas comunes del sector y coincidieron en reivindicar el fin de la liberalización y la privatización del ferrocarril.

José Luis Esparcia representó a CCOO en la reunión, en la que fue aprobada «La Declaración de Lisboa«, en la que se demanda la potenciación del transporte ferroviario como actor de impulso económico en la Península Ibérica.

Por su parte, para el responsable de la CGTP para el sector de los transportes, José Manuel Oliveira, existe convergencia con CCOO sobre la preocupante situación del sector del ferrocarril en la Península.

«Las conexiones transfronterizas se han degradado a lo largo de los años. Hoy están reducidas a dos puntos«, señaló Oliveira, quien recordó que se suprimió el pasado año la del Alentejo luso y la de Extremadura en España.

Actualmente, Portugal y España tienen apenas uniones ferroviarias para pasajeros en la zona del Miño -fronterizo con Galicia- y en Vila Formoso, colindante con Salamanca.

El sindicalista también lamentó la deficiente y lenta comunicación ferroviaria entre Lisboa y Madrid, resumida a un trayecto diario nocturno que demora unas nueve horas y media.

«Es un caso único entre dos capitales europeas, en el que es preciso reducir el tiempo (…) para que sea competitivo con el avión», añadió.

Desde que en el año 2011 el Gobierno portugués descartase por problemas presupuestarios la puesta en marcha de un tren de alta velocidad entre Lisboa y Madrid -que acortaría la distancia a unas 3 horas-, no se ha avanzado con otra alternativa para pasajeros.

En la misma reunión, el secretario general de la CGTP, Arménio Carlos, aseveró que el tren «combate las asimetrías y el despoblamiento del país», pues es «importante» tanto para las personas por su precio accesible como para el transporte de mercancía”.