La asamblea de Anave que ha marcado el relevo de Alejandro Aznar al frente de la organización empresarial ha servido también como primera toma de contacto de la ministra de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana con el sector naviero español.

Como no podía ser de otra manera, prima la necesidad de colaborar para garantizar que un sector estratégico para la economía española pueda salir en las mejores condiciones de la crisis sanitaria.

Según la ministra Sánchez, se perciben ciertos «síntomas de recuperación», como el hecho de que el tráfico portuario de mercancías acumulado hasta junio presente un crecimiento anual de un 4,53% para un volumen semestral de más de 264 millones de toneladas, lo que coloca el objetivo para final de año en los 535 millones de toneladas, frente a los 515,7 millones de toneladas del año pasado.

Con el fin de conseguir que se consoliden estos buenos datos, el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana tiene previsto mantener algunas de las ayudas desplegadas durante la pandemia para el sector naviero y portuario del país en los próximos Presupuestos Generales del Estado para 2022.

Así mismo, la ministra también se ha referido a proyectos en marcha como la reforma de la Ley de Puertos o las mejoras que se prevén en el funcionamiento del registro de buques y en el registro especial de Canarias, además de Reales Decretos sobre el régimen de inspección y certificación de buques.

Según Sánchez, los principales retos del sector pasan, de cara al futuro inmediato, por la sostenibilidad y la transición energética. En este sentido, la Ley de Movilidad prevé una evolución hacia un transporte marítimo más sostenible, para lo que se articularán ayudas, entre las que destacan los 457 millones de euros con que contará Puertos del Estado para impulsar proyectos relacionados con energías alternativas y con los accesos a los puertos del país.