El consejo de administración de la Autoridad Portuaria de Castellón ha dado el visto bueno en su reunión del pasado 10 de marzo a la modificación sustancial por cambio de objeto y por ampliación de una superficie de 3.000 m² de la concesión administrativa que tiene Terminal Marítima del Grao.

Así pues, la compañía, que inició su actividad como estibadora para el tráfico de graneles sólidos en el enclave castellonense en 2012, contará para el almacenamiento de granel sólido con una superficie total de 9.000 m² hasta el 3 de noviembre de 2036.

De igual modo, los responsables del enclave castellonense han establecido unas tasas aplicables para el año 2021 que, en el caso de la de ocupación, asciende a 55.616,72 euros al año, mientras que por tasa de actividad, el concesionario devengará 29.250 euros anuales.

Terminal Marítima del Grao ofrece servicios de carga, estiba, desestiba, descarga y transbordo de mercancías objeto de trafico marítimos, que permitan su transferencia entre buques, o entre estos y tierra u otros medios de transporte.

La instalación cuenta con tres grúas para operar graneles y cargas pesadas, con rendimientos de entre 1.200 y 1.500 toneladas a la hora, así con varias tolvas y cuatro palas cargadoras, entre otros.

El pasado mes de enero, el puerto de Castellón ha movido 676.484 toneladas de graneles sólidos, un 15,35% más que durante el primer mes del pasado 2020.