Coca-Cola European Partners Iberia ha comunicado a los transportistas gallegos que realizan los servicios de reparto de forma regular en Galicia desde la planta de La Coruña que de modo inminente dejarán de trabajar de modo directo para ellos, para pasar a hacerlo como subcontratados de Grupo Sesé.

Según las federaciones gallegas de transportistas Fetram y Fegatrans, la «decisión no viene condicionada por una valoración negativa« del trabajo que llevan a cabo estos autónomos», sino que obedece a «su pretensión de romper la relación contractual directa con éstos y que a partir de ahora sigan trabajando para ellos de forma indirecta, como subcontratados del Grupo Sesé«.

De igual modo, ambas organizaciones denuncian «presiones a estos transportistas para que acepten esta nueva situación, si desean que sus camiones sigan cargando en la fábrica, incluso hasta el punto de gratificarlos ofreciéndoles la posibilidad de incrementar su número de vehículos», al tiempo que acusa a la empresa zaragozana de «desarrollar las prácticas más abusivas y más precarizadoras del mercado del transporte».

Las dos federaciones estiman que esta situación es similar a la vivida en 2014 e instan a «llegar a una solución satisfactoria para los transportistas gallegos afectados que evite un posible nuevo conflicto«, por lo que piden que se abra una mesa de negociación con la embotelladora y que las administraciones actúen de mediadores, así como que se investigue la situación.