Royal Mail se privatiza

Según informaciones aparecidas en la prensa inglesa, TNT Post UK, la filial británica de los correos holandeses Post NL, podría estar considerando el inicio de acciones legales contra Royal Mail, por lo que considera que podría tratarse de una situación fiscal discriminatoria, derivada del inminente proceso de privatización del correo británico.

En opinión de Nick Wells, consejero delegado de TNT Post UK, recogida en la prensa británica, el gobierno británico no ha expresado la voluntad por cambiar su posición en lo relativo a la exención del impuesto del IVA, que tiene concedida el correo británico por su condición de “Obligación de Servicio Universal”, USO por sus siglas en inglés.

En esencia TNT Post se opone a la exención del IVA que Royal Mail tiene en sus servicios, por la exigencia de la obligación de servicio universal, para entregar el correo en el conjunto de Gran Bretaña a un precio estándar.

Sin embargo, TNT Post exige que esta exención en el IVA se limite a las operaciones derivadas del USO, pero se elimine en el resto de los servicios relacionados, una vez que Royal Mail se haya privatizado.

En Reino Unido el tipo de IVA que se aplica en este servicio es del 20 %, y su eliminación tendría efectos sustanciales sobre la rentabilidad de la “nueva Royal Mail”. Por su parte, el gobierno y la administración de Royal Mail rechazan la necesidad de eliminar la exención del IVA, lo cual requeriría de su negociación con la Unión Europea.

En definitiva, esta amenaza de emprender acciones legales por parte de TNT Post, no hace sino poner el foco en este tipo de cuestiones que seguirán surgiendo al respecto de cómo los monopolios nacionales, tratan de adaptarse a los cambios del mercado.

Estas organizaciones, por lo general sobredimensionadas al amparo del dinero público,  han tenido un acceso privilegiado a los mercados, con los recursos que les han otorgado una ventaja potencial sobre la competencia del sector privado.

Ahora la operación de privatización de Royal Mail en marcha, en la mayor iniciativa de este tipo desde la privatización de los ferrocarriles en la década de los ´90, supone una oportunidad de apertura del mercado a la competencia por parte del gobierno.