comite-ejecutivo-feteia-gijon-2019

El Congreso de Feteia recala este 2019 en Gijón.

Apenas iniciado el proceso de digitalización en diversas ramas de actividad económica en todo el planeta, ya se empiezan a alzar voces que piden repensar la preponderancia que está adquiriendo la tecnología y el papel que juega para dejar de lado a las personas, como síntoma evidente de la velocidad del cambio que se está viviendo.

Precisamente para dar una vuelta de tuerca a la transformación digutal, el Congreso de Feteia que se celebra esta semana en Gijón analizará el papel que, según la organización, están llamados a jugar los transitarios como «programadores de cadenas de suministro» integrales, en un escenario globalizado y de creciente complejidad.

Esta idea aprovecha el desarrollo de la tecnología en la actividad logística, que afecta tanto al propio movimiento de la mercancía, como de la información que viaja asociada a la carga a lo largo de la cadena, para ir un paso más adelante y enlazar la digitalización con la reivindicación de las personas, con el fin de, como indica Enric Ticó, presidente de Feteia, «evolucionar hacia un mejor servicio, pero siempre conscientes de que detrás siempre están las personas y los clientes«, actores que, de este modo, se colocan en el centro de la actividad del sector transitario.

Esta idea ofrece, según Ticó, una «visión positiva del futuro, que permita a las empresas ganar relevancia y generar nuevos servicios», con la profesión de transitario, en particular, y todas las relacionadas con la logística, en general, como una de las que tienen un futuro más despejado en el incierto panorama del empleo en la actualidad, junto con los especialistas en digitalización e inteligencia artificial, así como los profesionales del ocio y el turismo.

De igual modo, en su encuentro anual, Feteia también analiza, por un lado, la creación de un nuevo foro bianual que, con el nombre de TrasitÁrea, servirá para debatir el futuro del sector, así, como por otro, la celebración de su congreso de 2021 en Algeciras.