Los conductores de Uber en Nueva York, Estados Unidos, están siendo preparados por la compañía para realizar un servicio de paquetería y mensajería que comenzará a experimentar con importantes cadenas de tiendas norteamericanas, según recoge TechCrunch. 

Aunque este servicio estaría destinado a ciertas tiendas de prestigio, la compañía podría estar estudiando ampliar la cobertura de entregas para aquellos negocios que lo soliciten, ya que está manteniendo conversaciones con hasta 400 empresas que han mostrado su interés por el nuevo proyecto.

Ofreciendo entregas en el mismo día, el nuevo servicio se diferenciará del de taxis con otra aplicación móvil, a la que las tiendas estarán asociadas. Sin embargo, los conductores de «taxis» también podrían realizar la entrega de paquetes, según la estrategia contemplada por la compañía.

Uber proyectó en un primer momento este nuevo servicio para las entregas de los gigantes del comercio electrónico, pero eso implicaba una mayor integración en el sector logístico, debiendo recoger los conductores el pedido en los almacenes, que no compensaba el esfuerzo.

Sin embargo, los productos de alta gama de tiendas locales que se localicen en centros urbanos, y que no cuenten con un fuerte servicio e-commerce o entregas a domicilio, suponen un potencial mercado para la plataforma, ya que la mercancía se recogería en la tienda.

Por otro lado, aunque no ha llegado aún al sector logístico en sí, cabe destacar que la compañía ha ido ampliando sus servicios, como la entrega de productos frescos con ‘UberFresh’, así como el reciente lanzamiento de ‘UberEats’ en Chicago y Nueva York para la entrega de comida a domicilio. 

En este contexto, cabe recordar que, en términos regulatorios son difusas las normas en los servicios citados, mientras que la entrega de paquetería y la mensajería se atienen a un marco regulatorio más estricto.

Además, supone un negocio consolidado para operadores logísticos como DHL o UPS.

De desarrollarse con éxito el proyecto de Uber y suponer una competencia para los grandes operadores, probablemente tengan algo que decir.