Con motivo de la inminente liberalización del sector ferroviario a finales de 2019, la Federación de Servicios, Movilidad y Consumo de UGT ha remitido una carta al ministro de Fomento, José Luis Ábalos, para trasladarle la necesidad de proporcionar un marco adecuado para la negociación colectiva de un convenio sectorial de los opersores de transporte ferroviario.

El sindicato siempre se ha manifestado contrario al plan de liberalización impuesto desde Bruselas, al entender que el transporte ferroviario es «un servicio público construido por y para la sociedad«, que no debe regirse por criterios de rentabilidad económica sino de intermodalidad, vertebración territorial, calidad y seguridad.

En este sentido, recomienda buscar alternativas que doten de estabilidad y seguridad a los trabajadores, para lo que contactarán con las operadoras que muestren interés en participar en la negociación.

El objetivo es garantizar «que la competencia se realice únicamente desde la gestión empresarial y no a costa de las condiciones laborales de los trabajadores» de las empresas matrices o los que prestan servicio en otros ámbitos del sector ferroviario.

El convenio no solamente debería velar por las condiciones laborales de los profesionales, sino asumir competencias en ámbitos como el de la formación. En opinión de la organización sindical, este documento redundará en beneficio de las empresas ferroviarias, los trabajarores del sector y lo usuarios, generando «un marco de estabilidad y seguridad que permitirá una competencia sana«.