El 85% del total de las empresas extremeñas de transporte de menos de seis trabajadores que había antes de la crisis han echado el cierre durante el periodo de recesión económica, quedando en la actualidad muy pocas compañías en el sector.

Según la Federación de Comunicación y Transporte de CCOO en Extremadura, en este último semestre ha descendido mucho más la actividad, afectando así a las empresas que habían sobrevivido.

Antes de la crisis económica había más de 3.000 empresas de este tipo en la comunidad autónoma extremeña y en la actualidad «quedan muy pocas», como también sucede en relación a las grandes compañías del sector.

En torno a un 70% de las pequeñas empresas que quedaban al inicio del año también se han visto obligadas a cerrar durante el primer semestre de este 2013, confirmando la tendencia a la baja.

Teniendo en cuenta que el transporte de mercancías es un buen termómetro para conocer el estado de la economía, el hecho de que este segmento pierda actividad y empresas, es síntoma de que la economía no va bien.

El sector también se ve perjudicado porque los territorios limítrofes están sufriendo a su vez la crisis económica con virulencia, como es el caso de Portugal.

Desde el sindicato se aboga por un impulso de las infraestructuras y del empleo, culpando a la reforma laboral como causa que «se ha llevado por delante muchas cosas» afectando a «las pocas empresas de la comunidad que quedaban«.

Esta situación también se produce, apuntan desde CCOO, en el transporte de viajeros, en este caso con el problema añadido de que en la comunidad se está «primando» a las grandes empresas en detrimento de las pequeñas y las rurales.

Una situación que, añade, no sucede en el transporte de mercancías porque en Extremadura se basa en pequeñas empresas.