Unilever ha logrado reducir desde 2008 en más de un millón de toneladas las emisiones de CO2 de su producción y operaciones logísticas.  Esto es equivalente a retirar 250.000 coches de la carretera. Además, este hito se ha alcanzado durante un periodo de crecimiento de sus ventas en un 26%, que han pasado de 40.500 millones en 2008 a 51.300 millones en 2012.

Unilever asegura que la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero es un objetivo clave dentro de su programa “Unilever Vida Sustentable”, que se aplica por segundo año consecutivo.

Para John Maguire, director de sostenibilidad en la fabricación de Grupo Unilever, las emisiones de CO2 y el cambio climático continúan presentando para las empresas importantes desafíos. Sin embargo, “también ofrecen oportunidades, por lo que nuestro principal objetivo es reducir el consumo global de energía mediante la mejora de la ecoeficiencia de todo lo que hacemos en nuestras fábricas, oficinas y otras operaciones”. Y, como ejemplo, señala que el 100% de la energía eléctrica que Unilever consume en Europa y América del Norte proviene de fuentes renovables.

Unilever también reconoce que la ecoeficiencia no supone sólo reducir el impacto medioambiental, sino que también es un buen negocio que ha permitido un ahorro de costes de más de 300 millones de euros desde el año 2008. En concreto, con los diferentes programas aplicados, la compañía ha logrado ahorrar casi 100 millones de euros en energía; 186 millones en materiales; 17 millones en el agua y 10 millones en la eliminación de residuos. “Las ventajas son muy claras en un mundo donde los precios de la energía están aumentando«, destaca Maguire.

Mejoras en las operaciones logísticas

Del millón de toneladas de CO 2 reducidas, 838.000 toneladas de CO2 se han conseguido de mejoras en las actividades de producción y 211.000 toneladas de CO 2 con la consecución de operaciones globales de logística más eficiente. Por ello, Unilever está continuamente mejorando la eficiencia ecológica en la fabricación y la logística.

Así, Unilever está maximizando la eficiencia del transporte a través de la creación de la torre de control UltraLogistik en Katowice (Polonia). El modelo de torre de control permite una coordinación más eficiente de los miles de movimientos de transporte a través de carretera, ferrocarril, mar y aire de los productos de Unilever, reducciendo las emisiones de CO 2 y mejorando el servicio al cliente. Esto ha posibilitado que un ahorro a la empresa de 50 millones de euros en costes desde 2008.

Parte de la red de transportes UltraLogistik Unilever es la creación de centros regionales de distribución. Estos mejorarán la eficiencia operativa y reducir en 175 millones de kms la distancia recorrida en Europa. Este beneficio ha sido un factor clave para Unilever lpara lograr la adjudicación de una subvención de 5,7 millones de euros del programa Marco Polo para invertir y desarrollar el transporte sostenible de mercancías en toda Europa. Por ello, el modelo UltraLogistik ahora se está extendiendo a nivel mundial.