El Juzgado de lo Mercantil número 7 de Barcelona ya ha dado el visto bueno al plan de liquidación presentado por los administradores concursales de Unipost, lo que implica que se pondrán a la venta todas las propiedades del operador postal privado.

El auto del Tribunal barcelonés establece una fase de venta directa de los inmuebles propiedad de Unipost a través de entidades especializadas de tres meses de duración, con un precio mínimo de venta en cada caso, aunque también cabe la posibilidad de que se acepte un precio inferior a este precio mínimo siempre que el acreedor con privilegio especial en cada caso apruebe dicha operación.

De igual modo, para el caso de aquellas propiedades para las que no se haya recibido ofertas se abrirá una segunda fase de subasta electrónica, de tal modo que se también se ha fijado un plazo máximo para la liquidación de todos los bienes de la compañía de doce meses. Así mismo, con la aprobación del plan de liquidación de Unipost, también se da paso al momento para que la Justicia califique el concurso del operador postal y determine si ha habido responsables en la gestión empresarial en la correspondiente sentencia.

El plan de liquidación elaborado por Jausas Legal, administrador concursal de Unipost, divide en 15 lotes todos los bienes con que cuenta Unipost antes de su cierre definitivo, alguno de ellos con cargas, con instrucciones para su subasta con vistas a conseguir liquidez con la que hacer frente a parte de la deuda que tiene el operador postal privado por un importe total de 16 millones de euros.

Los 15 lotes incluyen dos naves, valoradas en 8,3 millones de euros la de Barcelona y en 583.400 euros la de Zaragoza, las cuatro máquinas clasificadoras de Madrid y Barcelona, valoradas en 1,6 millones de euros aproximadamente, otra maquinaria y elementos de transporte de almacén y manutención, equipos de franqueo, utillaje, mobiliario y equipos de oficina, equipos de procesos de información, elementos de transporte, inversiones financieras, existencias y clientes.