van electrico UPS

El nuevo furgón desarrollado por UPS podría convertirse en su vehículo estándar para distribución urbana.

UPS ha anunciado que tiene previsto empezar a utilizar 50 furgones de reparto eléctricos desarrollados en colaboración con la también norteamericana Workhorse y que tienen el mismo coste que cualquier otro vehículo similar diésel.

Los vehículos contarán con una autonomía aproximada de 160 kilómetros y han sido desarrollados por UPS y Workhorse durante los últimos cuatro años para la distribución urbana de mercancías, con la idea de que trabajen durante el día y se recarguen por la noche.

UPS tiene previsto hacer una prueba piloto de estos furgones en diferentes rutas urbanas de Atlanta, Dallas y Los Angeles, con el fin de ajustar el diseño de los vehículos con vistas a ampliar su flota a otras ciudades de los Estados Unidos a partir de 2019 y convertirlo en su modelo estándar para el reparto urbano de paquetería.

Según indican, los vehículos suponen una mejora en su eficiencia energética de un 400% y tienen un coste similar al de otros furgones diésel equiparables sin ningún tipo de subvención a la compra.

Precisamente la reducción en el coste de los vehículos eléctricos ha sido uno de los principales objetivos en este proyecto, ya que, a juicio de UPS, un menor coste supondrá una aceleración de la introducción de esta tecnología de manera masiva en la diastribución urbana de mercancías.