VGP ha publicado su Informe de Responsabilidad Corporativa 2021, en el que detalla sus avances en materia de sostenibilidad y subraya sus esfuerzos para conseguir la neutralidad cero en su actividad.

El objetivo es alinear el desempeño de sus carteras con los objetivos de los Acuerdos de París y contribuir a los procesos de descarbonización de los inquilinos de sus naves, para lograr emisiones netas de carbono en 2050.

En este contexto, se ha comprometido a reducir las emisiones relativas netas de carbono de su cartera en uso en un 55% para 2030 y ya aspira a llegar al nivel DGNB Gold o equivalente para la certificación sostenible de todas sus nuevas construcciones a partir de 2022.

El uso de tecnología puntera y la eficiencia energética son dos parámetros clave en el modelo de negocio del grupo, que espera lograr la neutralidad de carbono en 2025 en sus propias operaciones, gracias al acuerdo de compra de energía virtual para todas las oficinas europeas, alimentadas con energía solar desde el pasado 1 de enero.

A pesar de todos los desafíos que se están presentando a nivel global, su trabajo en áreas críticas como la protección del clima, la construcción sostenible y los materiales circulares, continúa, pues en el seno de la compañía entienden que la sostenibilidad es un impulsor clave del éxito empresarial a largo plazo.

Por otro lado, su intención es acercarse a las comunidades en las que está presente a través de la Fundación VGP, comprometida con la conservación de la biodiversidad, el fomento de oportunidades para colectivos más desfavorecidos y la preservación del patrimonio cultural europeo.

 

CdS-Banner-suscripcion-OJD-750x110