El proyecto del dique flotante que la empresa Tenerife Shipyards instalará en el puerto de Santa Cruz de Tenerife ha dado un paso más, con la publicación en el BOE del informe de impacto favorable del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico.

De acuerdo con la resolución de la Dirección General de Calidad y Evaluación Ambiental, “no se prevén efectos adversos significativos sobre el medio ambiente, siempre y cuando se cumplan las medidas y prescripciones establecidas en el documento ambiental”.

Una vez obtenido el visto bueno ambiental, se dará inicio al procedimiento de información pública y consulta a las entidades directamente afectadas. Resuelto de manera favorable, se establecerán las condiciones del otorgamiento de la concesión, que deberán ser expresamente aceptadas por el solicitante para elevar una propuesta al Consejo de Administración.

Dique flotante

El proyecto consiste en la instalación de un dique flotante en la primera alineación del Dique del Este, en una superficie de 23.567 m² de lámina de agua, con el objeto de conseguir un espacio destinado a la reparación de buques de hasta 20.000 toneladas.

Estará ubicado junto al centro de reparaciones navales, actualmente operativo en una parcela de 12.048 m², con una explanada de maniobra de unos 9.000. A la superficie de lámina de agua solicitada se sumarán dos zonas terrestres con una superficie de 5.160 m² para permitir el funcionamiento y la conexión entre este centro y el dique flotante.

En total, el dique alcanzará los 230 metros de eslora, 48 de manga y 18 de altura. Las obras necesarias para su operatividad consistirían, únicamente, en la instalación de dispositivos de guiado, defensa y acceso, así como el cerramiento de la zona de trabajo.