Volkswagen comienza a calentar el mercado, con el adelanto de algunas de las características de la quinta generación de su vehículo comercial Caddy, antes de su presentación mundial a finales de febrero, con un coche completamente nuevo y distinto del actual pero que cumplirá con todas las necesidades.

El fabricante germano quiere que el nuevo Caddy se convierta de nuevo en el vehículo de referencia del segmento de las furgonetas de reparto urbanas y de los monovolúmenes familiares privados.

La versión Cargo del Caddy subraya su pertenencia a una categoría generalmente funcional y práctica. El boceto muestra una línea de techo que se inclina ligeramente hacia la parte trasera. La reducida distancia entre ejes se ha alargado y las ruedas serán de mayor tamaño. El aspecto de los faros delanteros extienden visualmente la parrilla del radiador y conducen directamente a las líneas laterales de la carrocería del vehículo.

El boceto muestra claramente la presencia de faros estrechos, con una disposición más vertical, en la parte trasera. Se mantiene una gran capacidad de carga y flexibilidad y se conservan las características que siempre han hecho del Caddy un modelo atractivo para sus clientes. En definitiva un Caddy 100% nuevo y 100% Caddy.

La versión turismo se advierte más deportiva, con una distancia entre ejes reducida, el vehículo es más amplio y largo. Se incluye un gran techo panorámico, el mayor de su segmento.

El modelo incorpora más sistemas de asistencia al conductor que ningún otro del segmento de vehículos del segemnto de reparto urbano y monovolúmenes familiares. El nuevo Caddy se plantea como «siempre conectado», lo que significa que se convierte en un dispositivo con acceso a internet e información sobre ruedas en tiempo real.