El mercado marroquí de vehículos pesados oscila entre las 2.400 y las 2.500 matriculaciones anuales.

Este segmento, dominado hasta hace unos años por el sector de construcción, que históricamente venía acumulando la mitad de las ventas en el país, con vehículos, por tanto, dirigidos a este segmento, está cambiando paulatinamente de tendencia.

El transporte internacional marroquí está empezando a despegar”, explica Fernando Bernabé, director de la filial de Volvo en Marruecos con responsabilidades también en los mercados del fabricante sueco en Argelia, Túnez  y Libia, donde la marca trabaja a través de importadores.

De igual modo, según cuenta Bernabé, el transporte regional y de distribución también vive una época efervescente, con una demanda creciente de vehículos rígidos.

Volvo, según asegura el director de la filial marroquí, copa casi el 25% de ese mercado de vehículos industriales pesados.

La normativa de emisiones de gases en el país es el Euro4, aunque los fabricantes están vendiendo en el país norteafricano vehículos Euro5 de manera masiva, así como los primeros Euro6, destinados principalmente a servicios de transporte internacional con destino a la Unión Europea, donde este tipo de unidades son las que suelen exigir los clientes. 

Los transportistas marroquíes, confirma Fernando Bernabé, suelen utilizar el leasing financiero para la adquisición de sus flotas. Como refiere el director de Volvo Marroc, las operaciones de recompra no están extendidas en este mercado, “fundamentalmente porque los clientes marroquíes buscan una amortización rápida y normalmente renuevan a los cinco años” .

A juicio de Bernabé, el mercado marroquí de vehículos industriales “se está consolidando y pasando a ser más maduro, con un incremento de la competitividad y del precio del gasóleo”.

Fernando Bernabé, director general de Volvo Marroc Truck & Bus

Fernando Bernabé, director general de Volvo Truck & Bus Maroc.

Consecuentemente, los transportistas marroquíes empiezan a ser más sensibles al consumo de los vehículos y a la incorporación de servicios para mejorar el rendimiento de los camiones.

Los servicios de postventa tienen una amplia capacidad de desarrollo, en opinión del director de Volvo Marroc, sobre todo a medida que el propio sector del transporte se vaya consolidando en las diferentes regiones del país.

El transporte internacional marroquí no solo se está desarrollando con servicios hacia Europa, sino que, además, también está creciendo hacia países subsaharianos, como Senegal o Mauritania, fundamentalmente.

Con este marco, Bernabé observa que la tendencia de mercado en Marruecos es al alza, aunque también se percibe un riesgo de retroceso vinculado a vulnerabilidades de la propia economía marroquí, como la incertidumbre que existe en los plazos de pago y la liquidez.

En este sentido, el país necesita reformas para consolidar una clase media como la europea, lo que puede impulsar el crecimiento de Marruecos sobre bases solidas, gracias en parte al dinamismo de su sector exportador, fundamentalmente en los ámbitos de producción hortofrutícola, textil y automovilística.

Volvo cuenta con filial en Marruecos desde el año 2000, después de llegar a un acuerdo con el importador oficial en el país y asumir la presencia de la marca sueca en el país norteafricano, que cuenta desde 2017 con el español Fernando Bernabé como director general de la filial.

cuadro-final-noticias-para-enlace-al-especial