Toyota llega al segmento de los vehículos comerciales, en un momento en el que las ventas parecen haberse animado, como consecuencia del plan Pima-Aire del Gobierno.

Gracias al acuerdo alcanzado hace un año con el grupo PSA, inicia la comercialización del nuevo ProAce, un furgón con una carga útil de hasta 1.200 kilos que se empieza a vender en una gama de hasta 23 versiones. Las previsiones de venta son de alcanzar las 200 unidades en el mercado español en 2014, con un aumento progresivo hasta el lanzamiento del nuevo modelo en 2016, que actualmente se encuentra en fase de desarrollo.

El nuevo vehículo de Toyota, que se comercializa en exclusiva en el mercado europeo, es fruto del acuerdo alcanzado hace un año con el grupo PSA y se fabrica en la planta francesa de Sevelnord, sobre la base de los modelos “hermanos” Jumpy de Citroën y el Expert de Peugeot con los que comparte línea de montaje.

Hasta 23 versiones diferentes

El ProAce se ofrece en el mercado español en versión furgón y doble cabina de seis plazas, con dos longitudes, dos alturas distintas, dos niveles de acabado, Comfort y Active y tres motores diésel, que conforman hasta 23 versiones diferentes.

La capacidad de carga se encuentra entre 5 y 7 m3, en función de la configuración.

Se puede escoger entre dos posibilidades de distancia entre ejes (3.000mm o 3.122mm), altura interior (1.449mm o 1.750mm) y longitud interior (2.254mm o 2.584mm). El espacio para carga permite alojar una carga útil de entre 1.000 y 1.200kg.

Todas las versiones ofrecen una anchura en el espacio de carga de 1.600 mm, lo que supone un volumen suficiente para alojar dos europalets (L1) o tres (L2). Además y para garantizar un mejor acceso al espacio de carga, se puede acceder a través de una o dos puertas correderas laterales, así como mediante un portón trasero o bien dos puertas traseras batientes con apertura de 180º.

En cuanto al equipamiento, que varía según la versión, puede llevar elevalunas eléctricos, cierre centralizado a distancia, retrovisores eléctricos y calefactables, aire acondicionado, un sistema de sonido con Bluetooth y manos libres para el móvil y control de crucero.

salpicadero del Toyota ProAce

Salpicadero del Toyota ProAce con todas las comodidades de un turismo.

Apuesta de Toyota por la seguridad

Entre las numerosas opciones de equipamiento y seguridad, el ProAce ofrece de serie ABS con distribución de frenado y control de estabilidad (VSC), luces de circulación diurnas (DRL), faros antiniebla de serie e incorpora en todos los modelos extintor y kit de primeros auxilios.

Además se podrá elegir entre elementos opcionales como el control de crucero, sensores de lluvia y luz, así como el novedoso sistema Toyota Traction Select, que ofrece más agarre y seguridad según las condiciones de la vía e incorporando además la función de control de arranque en pendiente.

Tres motorizaciones

Respecto a los motores, el ProAce está disponible con una completa gama de tres propulsores diésel de origen PSA.

El de acceso es un 1.600 de 90 CV con caja de cambios manual de cinco velocidades. La versión intermedia es un dos litros de 128 CV y el más potente ofrece 163 CV, ambos con un cambio manual de seis velocidades, aunque este último, también se puede pedir con cambio automático de seis velocidades.

Al igual que en los turismos, la garantía del ProAce es de tres años o 100.000 kilómetros, con seis años de garantía anti-perforación, tres años de garantía para la pintura y servicio de asistencia 24 horas. Las revisiones son anuales o cada 30.000 kilómetros.

Con un precio de referencia de 26.750 euros, el precio de lanzamiento del Toyota Proace para profesionales, con descuento por el Plan Pima-Aire incluído, es de 18.670 euros, todo incluido.

También se ofrece una financiación, en condiciones muy ventajosas durante la campaña de lanzamiento. Así por ejemplo para un capital de 20.000 euros, financiado a 60 mese, los intereses más gastos son de 3.168 euros, el mejor del mercado.