Yale ha conseguido un cambio sustancial en cuanto a eficiencia equipando sus carretillas contrapesadas GLP40-55VX con un nuevo motor industrial Kubota, ya que, en el ámbito del GLP, un motor industrial «es mucho más apropiado» para una carretilla que uno de la industria automovilística, equipado habitualmente. 

Según explican desde el fabricante, su ventaja esencial es que funciona con un número de revoluciones por minuto más bajo y da mucho más para el motor. Esto se traduce en un rendimiento más alto, una mejor economía de combustible, menos ruidos y vibraciones y ciclo de vida más largo.

Otras soluciones mejoran aún más el rendimiento de la carretilla, como los hidráulicos con detección de carga, que evita la pérdida de potencia y energía del sistema de elevación cuando la carretilla está desplazándose, mientras cuenta con flujo de aceite hidráulico para aumentar el nivel de respuesta durante la elevación.

Por otro lado, la opción de hidráulicos de velocidad automática contribuye a aumentar la productividad incrementando automáticamente la velocidad del motor para realizar la elevación con mayor rapidez, sin necesidad de recurrir a la marcha lenta o a otras acciones de aceleración por parte del conductor, siempre que se activen los hidráulicos.

Esto simplifica el proceso para los operarios, ahorra tiempo, promueve unas prácticas de conducción de mayor eficiencia de combustible y ayuda a maximizar la eficacia de los hidráulicos LSH.

Todas las carretillas GPL de Yale equipadas con el nuevo motor Kubota disponen de tres modos de funcionamiento seleccionables: alto rendimiento, economía media y alta economía, también denominada ECO eLo y con la que la carretilla sale de fábrica. 

Beneficios comparados

En las pruebas del consumo de combustible de la carretilla, el motor Kubota estándar utilizó kuboun 19,8% menos de combustible que su equivalente de automoción. Con hidráulicos con detección de carga, hidráulicos de velocidad automática y configuración ECO eLo, los ahorros acumulados fueron del 24,5%.

Las cifras de productividad VDI, que miden las cargas movidas en kilogramos por combustible consumido, proporcionan un índice útil de eficiencia operativa. Este valor mostró una mejora del 18,9% con el nuevo motor. Añadiendo las soluciones hidráulicas del fabricante, esta ventaja se incrementó hasta el 21,6% y, con la modalidad ECO eLo, el incremento fue del 28,4%.