Desde hace unos años, Balearia viene desarrollando un importante plan de inversiones que se centra especialmente en el uso de energías alternativas y la digitalización. De este modo, la naviera busca contar con un producto diferenciado y que aporte valor añadido.

La movilidad sostenible e inteligente constituyen elementos cruciales para Balearia, una compañía inspirada por la innovación y el cuidado del medioambiente, y que, al tiempo, también está profundamente implicada con el desarrollo y el bienestar de los ciudadanos.

En este sentido, Balearia es una naviera local con vocación internacional que, tras una historia de más de veinte años, se ha convertido en referente mundial gracias a su apuesta decidida por la movilidad ecoeficiente.

En su camino hacia la descarbonización, el grupo naviero cuenta con una treintena de buques, de los cuales nueve forman parte de una flota preparada para navegas con gas natural.

De igual manera, la compañía también participa en proyectos vinculados con el uso de energías renovables, como el hidrógeno verde o el biometano, con el objetivo de alcanzar una navegación cero emisiones en 2050.

Por otra parte, la transformación digital es el otro gran reto para Balearia. Como parte de su compromiso en pro de la innovación, la empresa desarrolla proyectos que colocan a las nuevas tecnologías al servicio del cliente.

Como consecuencia, Balearia ha ido incorporando una flota de ‘smart ships’ que ofrecen una experiencia de navegación completa y personalizada.

Además, a través de esta iniciativa, la compañía también está en condiciones de aprovechar todas las capacidades que ofrece el ‘Big Data’ para convertirse en una ‘data driven company’.

Dentro de este mismo ámbito, Balearia trabaja en la puesta en marcha de una nueva torre de control que monitorizará la flota de la compañía en tiempo real y cuya primera fase ya se ha completado el pasado 2021.

De este modo, espera estar en condiciones de tomar decisiones ágiles y eficientes a través de la monitorización de los parámetros de navegación, para mejorar el servicio y adaptarlo a las necesidades de los clientes.

De momento ya son siete los barcos que cuentan con sensores para controlar su eficiencia energética y medir la reducción emisiones, sobre la base de que la digitalización constituye, como señala Adolfo Utor, presidente de la compañía, «una clave para la competitividad de la empresa y también para la lucha contra el cambio climático».

En definitiva, la compañía ha hecho una apuesta por aunar modernidad y responsabilidad medioambiental sin renunciar a su esencia de naviera local con alma y valores.