2022 será un año clave para el sistema portuario. Esta década será para los puertos la de la digitalización, la sincromodalidad y el compromiso medioambiental, con el objetivo de lograr unos puertos de interés general conectados, seguros y sostenibles, y por lo tanto más competitivos.

La estrategia que estamos aplicando para nuestros puertos se apoya en una triple dimensión: medioambiental, económica y social. Hoy día, los propios mercados reclaman, ya no solamente una elevada relación calidad/precio, si no una serie de factores impulsados justamente desde el sector público y apoyados en la protección del interés general.

Estos factores se relacionan con el buen desempeño ‘verde’, la seguridad y la transparencia, entre otros, los cuales se asientan en una concepción del puerto como elemento irradiador de acciones que hagan frente a la emergencia climática y eleven la calidad de vida de las personas.

La influencia de los puertos sobre las redes de transporte, logística y comercio es cada vez mayor. En materia ambiental, estamos en disposición de dar soporte a la renovación energética en curso, en paralelo con la transformación progresiva de los operadores de transporte marítimo, y el fomento del empleo del ferrocarril para grandes volúmenes de carga.

En este sentido, ya se está la lanzando proyectos de electrificación de muelles, de autosuficiencia energética con origen en renovables y, en general, en el objetivo de un saldo neutro de emisiones de gases de efecto invernadero. También se está contribuyendo desde las Autoridades Portuarias para el fomento del ferrocarril de mercancías.

La estrategia que estamos aplicando para nuestros puertos se apoya en una triple dimensión: medioambiental, económica y social”

En la actualidad, además de ser nodos estratégicos en la cadena logística, los puertos son centros económicos, hubs de energía y de economía circular, y centros de innovación. Y seguirán siendo infraestructuras indispensables para la economía española, con un rol más amplio, primando la proactividad y anticipándonos a las demandas de los usuarios con iniciativas y proyectos que beneficien a toda la cadena logística. Para alcanzar la excelencia que buscamos, tanto en las dimensiones económica, como social y medioambiental, es fundamental la colaboración público-privada y la colaboración interportuaria.

Pero los puertos españoles son sobre todo puertos para las personas, y Puertos del Estado seguirá impulsando la transformación del sistema portuario en beneficio de las personas.