La pandemia -que ha provocado una fuerte paralización de la producción mundial en muchos sectores- la alteración y transformación de los modelos de negocio y la vulnerabilidad de las cadenas de suministro mundiales han constituido todo un reto para el conjunto de las empresas industriales.

El panorama, poco a poco, se ha ido despejando y las proyecciones indican que estamos iniciando un renacimiento industrial, una época caracterizada por un crecimiento y un progreso tecnológico sin precedentes, pero también de disrupción y reajuste en toda la industria. Si hablamos de España, el porcentaje de las empresas industriales líderes en crecimiento está un 50% por encima de la media global, según estudios efectuados por Accenture. Además, en los últimos cinco años, sus ingresos crecieron más rápido que en el resto de los países, incluso un 30 % más rápido que los ingresos de las empresas líderes globales.

Sin embargo, para que las empresas españolas del sector sigan en la senda del crecimiento acelerado y lideren este renacimiento industrial, no les basta con tener en mente objetivos financieros únicamente, deben tener una visión holística de negocio, con un profundo conocimiento de las tecnologías emergentes y de las nuevas necesidades de sus clientes y empleados.

Para facilitar este tránsito, Accenture ha identificado las seis prácticas que las organizaciones del sector deben tener en cuenta para seguir liderando el crecimiento acelerado:

Enfocar. Las empresas industriales deben identificar dónde reside su ventaja competitiva para abordar con éxito las oportunidades de negocio, y ser consistentes a largo plazo.
Dirigir. Las compañías tienen que capitanear sus proyectos ajustando y equilibrándose a las necesidades del mercado: generando más servicios, transformando digitalmente su core business y diversificando a través de nuevos negocios.
Crear. Para el desarrollo de nuevos servicios inteligentes e impulsados por software, las empresas industriales tienen que colaborar con los clientes y proveedores, además de utilizar la nube, los datos y las tecnologías digitales.
Liderar. Inculcar en su negocio un propósito claro y establecer una clara ambición para conseguir sus objetivos en el menor tiempo posible.
Habilitar. Gestionar el talento, la tecnología y los ecosistemas en los equipos industriales es otra de las piezas angulares del crecimiento industrial. Las compañías necesitan construir estructuras organizativas ágiles, revisar sus estrategias de selección y talento y remodelar el entorno de trabajo.
Ser. Los profesionales de la industria deben valorar en qué medida se fomenta en sus organizaciones una cultura de conocimiento y crecimiento. Que la empresa llegue a ser un entorno flexible que aliente a las personas a experimentar y aprender continuamente.

Para seguir creciendo es preciso tener una visión holística de negocio, con un profundo conocimiento de las tecnologías emergentes y de las nuevas necesidades de clientes y empleados”.

No nos cabe duda que para sobresalir en estas seis prácticas y aprovechar la oportunidad de este Renacimiento Industrial, se requerirá de un liderazgo audaz. Las empresas tendrán que estar dispuestas a desafiar los convencionalismos y a realizar las inversiones necesarias, tanto en talento como en tecnología, siempre en el momento y lugar adecuados.

Los líderes de esta nueva era serán aquellas empresas que se muevan desde ahora para reenfocar su estrategia, aprovechar al máximo sus tecnologías digitales y reorientar la hoja de ruta para hacer del crecimiento el ADN de la organización.

Gustavo Samayoa, director de Industria y Movilidad de Accenture y
Julio Juan Prieto, director de Industria X de Accenture