La sociedad ha cambiado mucho en los últimos años, y también lo han hecho nuestros hábitos de consumo. El comercio electrónico ha crecido de forma espectacular y nos hemos acostumbrado a recibir nuestros pedidos en casa en una ventana de tiempo muy reducida. Para ello, la distribución urbana es un pilar básico.

Hoy en día es imprescindible buscar un modo de convivencia en las ciudades, con la sostenibilidad en mente, pero que dé cabida a este transporte urbano, que se ha convertido en algo necesario en nuestro día a día. Las empresas de transporte, por su parte, también tienen la responsabilidad de implementar modos de distribución urbana lo menos invasivo y contaminante posible.

Una mejor planificación de las rutas

A día de hoy la tecnología es un aliado a la hora de hacer frente a los problemas de la distribución en las ciudades. Una buena planificación de rutas con diseños que tengan en cuenta el tráfico, la normativa vigente y, como es lógico, el compromiso con el cliente, es vital para poder realizar un buen trabajo en la distribución urbana.

Según un informe reciente, el 61% de los vehículos comerciales en Europa podrían ser electrificados.

Las soluciones de gestión de flotas más avanzadas, como Webfleet, son además capaces de cambiar la planificación según vayan entrando nuevos trabajos, así como de avisar a los conductores a través de sus terminales embarcados en los vehículos, de forma instantánea y con toda la información de la nueva ruta a seguir. De la misma manera, el cliente está avisado de la hora prevista de llegada, tanto para recogidas como para entregas.

Una administración más sencilla y más conciencia con el medio ambiente

También es posible mejorar la operatividad, integrando albaranes electrónicos con el sistema de gestión de flotas. El transportista no tendrá que trasladar papeles que podrían perderse, sino que bastaría con que llevase consigo su terminal de conducción, donde el cliente registraría su firma, información que iría instantáneamente a los programas de gestión del cliente, facturación, etc., de la empresa.

Asimismo, es importante monitorizar la forma en la que se están conduciendo los vehículos, con el fin de reducir emisiones haciendo frente al problema de la contaminación y, obviamente, disminuir costes de combustible.

Vehículos eléctricos para la distribución urbana

Por otro lado, cabe mencionar el papel relevante que cobran los vehículos eléctricos, que cada vez se van implantando con más fuerza con el fin de abordar la distribución en las ciudades con normativas restrictivas. Los sistemas de gestión de flotas resultan clave para sacar el máximo valor a esta inversión que muchas empresas están haciendo para rentabilizar su estrategia de electrificación. Webfleet, por ejemplo, es capaz de analizar qué vehículos de una flota podrían ser sustituidos por modelos eléctricos. Según un informe publicado recientemente, el 61% de los vehículos comerciales en Europa podrían ser electrificados.

La tecnología es, hoy en día, un aliado clave para las empresas de distribución urbana. Sólo digitalizando las flotas será posible competir en un panorama económico como el actual.