El Grupo Abertis ha firmado un acuerdo de colaboración con IBM, de tres años de duración, para la puesta en marcha de un programa en el que explorarán ideas innovadoras para mejorar, mediante la tecnología, la gestión de las infraestructuras viales. Los proyectos que se están explorando están dirigidos a encontrar nuevas soluciones basadas en la inteligencia artificial, el Internet de las Cosas, o el Cloud, entre otros.

En concreto, se está trabajando en un sistema de monitorización de las autopistas para prevenir la degradación del pavimento y optimizar el mantenimiento, un sistema de inteligencia artificial y predicción del tiempo para ofrecer mayor seguridad y eficiencia durante el invierno, y otro de soporte a la movilidad sin barreras, así como en el uso del Big Data para ofrecer soluciones personalizadas y extender los sistemas sin barreras.

Posteriormente, se analizará su viabilidad para llevarlas a la práctica a corto o medio plazo. En el primer caso, la colaboración busca desarrollar un sistema para predecir las necesidades de mantenimiento de las infraestructuras, utilizando tecnología analítica predictiva alimentada por varias fuentes de datos.

La información recabada permitirá predecir las necesidades de conservación con mayor precisión, optimizando las acciones e intervenciones preventivas sobre la infraestructura para mejorar la seguridad vial.

Otros proyectos

Por su parte, el sistema de predicción del tiempo, pretende minimizar el impacto de las operaciones invernales que cada año se desarrollan en las autopistas ante la previsión de nevadas, como la aplicación de fundentes para la nieve y el hielo, o el uso de equipos y recursos destinados a estos protocolos, con el objetivo de mantener la seguridad vial de los conductores y reducir la huella ambiental.

Dentro de la colaboración, se incluye también el diseño de una solución interoperable que facilite la movilidad, eliminando barreras, mediante la utilización de tecnología de geolocalización. Estaría pensado para cualquier clase de vehículo y de sistema de pago telemático, y sería aplicable en cualquier tipo de vía, preparado incluso para vehículos conectados y autónomos.

Por último, se utilizará el Big Data para conocer el comportamiento de los clientes, con el objetivo de ofrecer soluciones personalizadas. En este contexto, se está estudiando el uso de un sistema avanzado de detección de impagos que facilite a las administraciones y a las operadoras optar por soluciones de este tipo en el futuro, más cómodas para los clientes y más sostenibles.