Adif ha abierto procedimiento de licitación para el contrato correspondiente a los servicios para la redacción del estudio sobre el futuro de la terminal de transporte de mercancías de Madrid Abroñigal, la estación de Santa Catalina y su entorno.

En concreto, el contrato permitirá realizar un análisis de las necesidades actuales y futuras de las instalaciones, realizando propuestas que permitan racionalizar el uso del suelo ferroviario para su adecuada gestión.

Con más detalle, se redactará un estudio de necesidades ferroviarias y logísticas, así como de otros usos de movilidad sostenible y desarrollos de actividades vinculadas con la sociedad en los suelos actualmente ocupados por la terminal de transporte de mercancías de Madrid Abroñigal, la estación de Santa Catalina y su entorno, determinando los suelos precisos para acoger dichas necesidades.

De igual modo, se confeccionará un análisis urbanístico de los terrenos, planeamiento actual y previsto, susceptibles de ser liberados del uso ferroviario, así como respectivos análisis económicos de la operación de transformación y del traslado de actividades a las instalaciones de Vicálvaro.

El contrato, con un plazo de ejecución de un año, cuenta con un presupuesto base de licitación de 1.932.793,50 euros.

La terminal de Abroñigal es la principal terminal intermodal de mercancías de la Comunidad de Madrid, de tal modo que gestiona en torno al 35%-37% del total de las mercancías que se mueven por ferrocarril en la región, y centra su actividad principal en el tráfico de contenedores.

A la estación llegan entre diez y quince trenes diarios, que se reciben y se expiden en las instalaciones de Santa Catalina y desde aquí se llevan a Abroñigal.

Las instalaciones cuentan con ocho vías en culatón, servidas por tres grúas pórtico, con un total de diez posiciones, con una longitud en recta de aproximadamente 430 m y una playa de hormigón de 34 m de anchura.