Furgonetas de Amazon para entregas del servicio Prime Now

La multinacional aún no se ha marcado una fecha para eliminar por completo las emisiones de todas sus entregas.

La reducción de las emisiones en las operaciones de logística y transporte se ha convertido en una absoluta necesidad para los operadores del sector, pero también para las grandes multinacionales, preocupadas por reducir el impacto ambiental de sus numerosos procesos y actividades.

Entre ellas, no podía faltar Amazon, que tras poner en marcha diferentes iniciativas en este ámbito, se ha comprometido a realizar entregas libres de emisiones en al menos la mitad de sus envíos para el año 2030 en el marco del proyecto ‘Shipment Zero‘.

Gracias a sus últimos avances en cuanto a vehículos eléctricos, biocombustibles para el transporte aéreo, paquetes reutilizables y energías renovables, el gigante del comercio electrónico ya puede empezar a adquirir este tipo de compromisos, aunque aún no se ha marcado una fecha para eliminar por completo las emisiones de todas sus entregas.

A finales de 2019, compartirá por primera vez públicamente su huella de carbono, tras la puesta en marcha de un modelo científico para obtener estos datos y ayudar a todos sus equipos alrededor del mundo a mejorar la sostenibilidad de los procesos.

Por otro lado, el e-tailer ya está avanzando para reducir su dependencia actual de los combustibles fósiles y utilizar en todo momento energías renovables, si bien aún no está claro cuándo tiene previsto alcanzar su objetivo.