amazon almacen volante

Los drones se almacenarían en bases de operaciones a la espera de recibir órdenes.

Amazon podría construir almacenes aéreos para facilitar el envío de las entregas al lugar requerido a través de drones. Así lo atestiguan las últimas solicitudes de patentes del operador de comercio electrónico, que ha planeado una compleja red centrada en una base de operaciones flotante interconectada con diferentes vehículos aéreos no tripulados.

Estos centros dispondrían de una cierta variedad de artículos y estarían situados en zonas cercanas a los lugares donde la compañía estadounidense prevé que se produzcan incrementos puntuales en la demanda de determinados productos.

Así, los drones en los que trabaja, algunos de ellos destinados al transporte de mercancía a temperatura controlada, podrían estacionarse en estas bases de operaciones a la espera de recibir órdenes para realizar una entrega de forma precisa y segura, o a la carta.

El operador, que acaba de completar su primera entrega comercial mediante un dron en Reino Unido, se plantea también la posibilidad de instalar puestos de aterrizaje en las azoteas de los edificios o sobre la iluminación urbana.

Del mismo modo, estos vehículos aéreos no tripulados se combinarían con sistemas de gestión de inventario y otros recursos de ‘software’ y control remoto, administrados por operarios en aire o tierra. Asimismo, mantendrían la comunicación entre ellos informándose de los correspondientes cambios meteorológicos o de la velocidad del viento.

Esta tecnología tendría diferentes funciones, ya que permitiría llevar ‘snacks‘ a los seguidores de una gran competición, o bien incluir anuncios publicitarios, entre otras utilidades. Además, según el registro de patentes, entre los planes del operador está el desarrollo de grandes plataformas para el transporte de personas, todo tipo de suministros y drones.