La Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones, Anfac, ha presentado el primer Informe sobre Vehículo Autónomo y Conectado, que pretende medir el desarrollo del entorno y tecnologías de conectividad y autonomía en España respecto a otros países y ofrecer una orientación al sector.

Además, su puesta en marcha permitirá crear un marco común para evaluar periódicamente los avances producidos en torno a la conectividad y autonomía en el país, e impulsar una regulación específica en España que permita la entrada de tecnologías de conducción automatizada por encima de la actual, marcada con nivel de autonomía 2.

En este sentido, las marcas de automóviles tienen capacidad, tanto con la oferta actual como con la entrada de nuevos vehículos en el mercado, de alcanzar niveles de conducción autónoma por encima de lo permitido por la regulación.

Por ello, la Asociación cree que es el momento de poner en marcha un reglamento específico que asiente las bases para la entrada y circulación de vehículos con niveles de autonomía 4 en las carreteras españolas durante este año, como en Francia o Alemania.

Autonomía potencial

Según el informe, la autonomía potencial del mercado de turismos obtiene puntuaciones medias de 3,3 sobre 5, mientras la de los comerciales ligeros está levemente por debajo, en un 2,8. En cuanto a los vehículos industriales, la penetración se encuentra en un nivel de autonomía potencial de 2,4 puntos sobre 5.

De todos modos, aunque la Ley de Tráfico no permite circular a modelos con nivel 3 o superior, las marcas de automóviles cuentan en la actualidad con la tecnología necesaria para la fabricación de vehículos completamente autónomos, equivalentes al nivel 5.

Para los vehículos comerciales ligeros, la oferta actual cuenta con vehículos de hasta un nivel 3 de autonomía, al que pertenecen el 5% de los modelos, si bien la mayor parte, cerca del 57% de la oferta, están disponibles bajo un nivel de autonomía 1.

Dentro de las tecnologías de autonomía que incorporan, destaca el sistema avanzado de frenado de emergencia AEB, disponible en el 73% de los casos. En cuanto al vehículo industrial, el 85% de los modelos ofertados en España corresponden al nivel 1, aunque el 9% incluye la tecnología necesaria para funcionar con un nivel de autonomía 3.

Aunque en todos los tipos de vehículos, la seguridad es una prioridad, son los fabricantes de turismos y comerciales ligeros quienes lo destacan en primer lugar, seguido del control del vehículo mediante dispositivos externos, o la incorporación de tecnologías de conectividad con el entorno o en tiempo real que mejoren la experiencia del usuario.

Por su parte, los vehículos industriales mantienen la seguridad entre sus prioridades, pero es el mantenimiento y diagnosis lo que se sitúa en primer lugar, dando una mayor relevancia a aquellas tecnologías vinculadas al aviso de averías o situación y estado de los diferentes componentes de los vehículos.

 

 

CdS-Banner-suscripcion-OJD-750x110