APM Terminals Castellón ha hecho público un comunicado en el que afirma que «lamenta la postura de la Asociación de Transportistas Portuarios (Astraport) de mantener la paralización de su actividad que iniciaron el lunes, 12 de julio».

La terminalista dicer haber demostrado que «cumple con los compromisos establecidos en el contrato de concesión y que ofrece tiempos de servicio estándar en el sector» y carga las tintas contra los transportistas, de los que afirma que su única intención es «establecer un pago por paralizaciones. Esto es, una compensación económica por el tiempo de espera en la terminal, medida que no puede ser aceptada por su cuestionable legalidad».

En este mismo sentido, los gestores de la terminal castellonense insisten en que «los flujos de llegada a la terminal le son ajenos y, por tanto, no es responsabilidad de APM Terminals Castellón la cantidad de camiones o su hora de llegada».

Al tiempo, APM Terminals Castellón reafirma su «disponibilidad al diálogo», al tiempo que pone en varlor «las medidas implantadas para dar mayor agilidad en momentos puntuales -como la apertura de la segunda puerta de entrada en el vial de la caseta de salida, o la remisión diaria de previsiones y tráfico real por correo electrónico-«, así como «su firme voluntad para dialogar con todos los actores que intervienen en la cadena logística de Castellón para encontrar puntos de acuerdo, mantener un servicio de calidad para sus clientes y evitar perjuicios al tráfico de contenedores en el puerto, aunque con medidas factibles, económica y legalmente».