Así funciona el almacén robotizado multinivel de Amazon en Illescas

El almacén automatizado multinivel de Amazon en Illescas es una de las instalaciones más avanzadas de la compañía en España y funciona como centro de consolidación y conexión con los centros que se encargan del reparto a cliente final.

Lunes, 06/06/2022 por CdS

El almacén robotizado de la compañía en Illescas tiene cuatro plantas.

Cuando uno entra en una de las múltiples instalaciones logísticas que Amazon tiene en España llaman poderosamente la atención dos cosas.

La primera de ellas es la seguridad que existe en estos recintos, tanto desde un punto de vista de control de accesos, como para garantizar que los trabajadores desarrollan sus labores en un entorno sin riesgos.

La segunda es el uso intensivo de las nuevas tecnologías, que se nota desde la misma entrada a cualquier instalación logística de la multinacional estadounidense.

Ambos factores están íntimamente relacionados, ya que Amazon trabaja en un ámbito fundamentalmente tecnológico como es el comercio electrónico.

Por un lado, las nuevas tecnologías son imprescindibles tanto para la venta a través del marketplace de la multinacional estadounidense, como para una gestión avanzada de su cadena de suministro, uno de sus rasgos diferenciales y que le ha permitido hacerse con un lugar hegemónico en el canal on-line en los países desarrollados, así como desarrollar nuevos productos como las entregas hiperrápidas o una personalización sumamente eficaz en cuanto a recomendaciones y servicios.

Por otro lado, la seguridad también le ha permitido al e-tailer norteamericano afianzarse como un actor destacado en la venta de comercio electrónico a escala global con transacciones totalmente acreditadas.

Además, la seguridad también tiene una vertiente destacada en sus actividades logísticas. Así, por ejemplo, gracias al alto grado de seguridad desarrollado en sus entregas ha podido expandirse por todo el mundo y  también ha podido desarrollar sistemas fuertemente robotizados para sus instalaciones logísticas, en los que los automatismos conviven con operarios humanos.

Funcionamiento del almacén robotizado multinivel de Illescas

Este es el caso de algunas de sus instalaciones logísticas más emblemáticas, entre las que se encuentra la del almacén robotizado multinivel de la localidad toledana de Illescas.

Estas instalaciones, con una superficie construida de unos 180.000 m² en cuatro plantas de 46.000 m² cada una, sobre una parcela de 209.000 m², cuentan con un almacén robotizado que ocupa una superficie total de 115.000 m² distribuidos en tres plantas y dan servicio como instalación de consolidación, conexión y almacenamiento de productos de pequeño tamaño, antes de su expedición a los últimos puntos logísticos de la multinacional, desde los que se enviarán a los clientes finales.

En este sentido, las mercancías llegan a tres líneas de procesado, en las que se desembalan y se separan para colocarlos en cubetas, llamadas ‘totes, en las que se moverán los productos dentro de la instalación toledana, capaz de realizar 550.000 movimientos al año y de almacenar 25 millones de artículos.

El centro recibe la mercancía en la planta baja y, a través de un sistema de espirales mecanizadas, traslada la mercancía a las tres plantas superiores, en las que se almacenan las mercancías.

En cada una de las plantas se reciben los lotes y se colocan a través de un sistema de luces en las estanterías que se mueven sobre robots en una zona interna totalmente automatizada.

3.000 robots y 53.000 estanterías

Este almacén multinivel cuenta con un vallado que lo aisla del exterior y se encuentra ubicado en el centro de cada planta con las estaciones de trabajo alrededor para facilitar el acceso.

En este almacén trabajan 2.895 robots y se mueven un total de 53.000 estatnterías con productos que se almacenan en una especie de caos ordenado que, según el criterio de Amazon, es mucho má seficiente para atender a las necesidades de urgencia que priman en el comercio electrónio. Únicamente se evita colocar productos similares cerca para evitar dificultades a la hora de prepararlos para su salida.

En la zona de salida, tanto el etiquetado intermedio, como el final también son automatizados, así como el traslado desde el almacén robotizado hasta el área de reparto, cerca de los muelles.

Un sistema de shorters elevados transporta la mercancía y, entre medias, un clasificador dinámico colocado en una entreplanta dirige los paquetes procedentes de las zonas de almacenamiento de los pisos superiores a nivel de suelo desde zonas de almacenamiento.

Las cintas transportadoras que mueven la mercancía en la instalación suman un total de 1,4 kilómetros. En ellas se mueven 1.400 vagones a 2,5 metros por segundo por un recorrido que ha sido diseñado con el fin de agilizar el transporte de la mercancía, garantizar la seguridad de los trabajadores y minimizar los desplazamientos para aumentar la productividad.

En la preparación para su salida del centro, los paquetes se dividen en tres líneas: la un único paquete por cliente, la de sobres y una que utiliza una novedosa tecnología de pick to light que permite agrupar en un único paquete distintos productos destinados a un mismo cliente. Esta última línea utiliza un sistema de bandejas que permite a los operarios agrupar los productos de cada envío con facilidad y rapidez, al tiempo que minimiza errores.

El etiquetado garantiza el anonimato de cada cliente y permite una trazabilidad absoluta de cada producto dentro del almacén. Con este sistema se han reducido los errores en la preparación de pedidos hasta dejarlos en un 1%, algo especialmente reseñable dada la amplia variedad de productos y de embalajes que se utilizan en la instalación multinivel de Amazon en Illescas.