El presidente de la CEOE, Juan Rosell, y el presidente de Astic, Marcos Basante, han mantenido una reunión en la que han tratado los temas que más preocupan al sector del transporte por carretera en España.

Durante el encuentro, ambos presidentes han coincidido en señalar como «un arcaísmo, que hay que despejar cuanto antes, la enorme fragmentación del proceso de negociación colectiva» en el país, basada en la existencia de múltiples convenios, más de 4.000 en España.

Dicha fragmentación se une, por otro lado, a la atomización de las mesas de negociación de los interlocutores sociales, lo que conduce además, por parte de las patronales, a una pérdida de fuerza de su gestión reivindicativa ante las administraciones, según señalan desde Astic.

Entre otras cuestiones, Rosell y Basante también han analizado la incertidumbre política que vive España, la «necesidad» de otorgar al transporte por carretera la importancia que se merece, como eje vertebrador de la economía, la «anhelada» unidad de mercado, tanto a nivel nacional como europeo, y la «preocupación» del sector por el aumento de las cargas fiscales y por la irrupción de las plataformas on-line de transporte colaborativo. 

Con respecto a las cargas fiscales, desde Astic recuerdan que sólo el sector del transporte por carretera de mercancías español aporta al Estado más de 7.000 millones de euros en recaudación de impuestos al combustible. En lo que se refiere al transporte colaborativo, los transportistas indican que estas nuevas empresas no cumplen, ni asumen, la normativa más básica para su funcionamiento legal, lo que ya está generando un claro perjuicio a los modos de transporte legalmente constituidos.

El presidente de la CEOE, Juan Rosell, y el presidente de Astic, Marcos Basante

El presidente de la CEOE, Juan Rosell, y el presidente de Astic, Marcos Basante.