El programa de reducción de costes y el aumento de los precios permitirá a Maersk obtener más ingresos en el primer trimestre de 2020 que en el mismo periodo de hace un año, aunque la incertidumbre generada por el coronavirus le ha obligado a reajustar sus previsiones anuales.

La naviera danesa preveía alcanzar los 5.500 millones de ingresos antes de intereses, impuestos y amortizaciones, lo que comúnmente se conoce como Ebitda, pero con la pandemia esta aproximación ya no sería válida. De momento, los resultados preliminares para el primer trimestre se situarían en torno a los 1.400 millones.

A pesar del descenso en los volúmenes, el operador ha realizado ciertos ajustes para compensar el elevado coste de los combustibles bajos en azufre sobre sus ganancias, lo que incluye recortes de personal. De este modo, esperan que las cifras del primer trimestre de 2020 sean mejores que las de 2019, pese a la caída de los tráficos.

Combustible propio

Una de las medidas que ha adoptado para mitigar el efecto del precio del combustible ha sido empezar a producir el suyo, además de trasladar parte del coste a sus clientes, aunque tiene previsto poner en marcha algunas nuevas en 2020 para reducir sus gastos. De momento, confía que el crecimiento de los volúmenes en su división de transporte marítimo esté en línea o ligeramente por debajo de la media del mercado.