La limpieza de un buque que se encuentra en el mar puede llevar a la transmisión de especies invasoras si no se realiza de la manera adecuada.

Para combatir este problema y mejorar su calidad, los propietarios de buques, puertos y autoridades, Bimco y la Cámara Internacional de Navegación, ICS, han publicado la primera guía sobre la limpieza de buques en el mar.

Los organismos que crecen en el barco pueden reducir la eficiencia del combustible hasta en un 35%, lo que genera mayores gastos de combustible y mayores emisiones de CO2. Por ello, es importante realizar una limpieza al menos cada dos años. 

Son ya varios los países y regiones que han puesto sobre la mesa la gestión de la contaminación biológica, como Estados Unidos, Australia, la región del Mar Báltico, Nueva Zelanda, Hawai y California. 

En este sentido, la nueva guía permitirá contar con una referencia para una limpieza segura y medioambientalmente sostenible del casco bajo el agua, que tendrán que seguir los fabricantes de pintura, las empresas de limpieza, los propietarios de buques, los puertos y las sociedades de clasificación.

Esto permitirá a las empresas de limpieza demostrar que los productos utilizados son los adecuados, mientras los propietarios de buques podrán estar seguros de que las tareas se están llevando a cabo de manera segura y efectiva. 

Igualmente las Autoridades Portuarias se asegurarán así de que la limpieza se completará con un riesgo mínimo para el medio ambiente por parte de las empresas aprobadas.

La guía elaborada incluye detalles sobre la planificación, documentación y proceso de evaluación, y sobre la propia limpieza, la gestión del agua utilizada o la captura de partículas.

El siguiente paso para las partes involucradas será implementar estos estándares a pequeña escala, aunque numerosos operadores han mostrado ya su interés en participar.