Se va acercando la fecha de la salida definitiva del Reino Unido de la Unión Europea y los negociadores no encuentran una solución acordada para establecer el marco que habrá de regir las relaciones entre ambas zonas a partir del próximo 1 de enero.

Esta situación genera cierta inquietud en las empresas de transporte que realizan servicios con el archipiélago británico y que están a la espera de ver cómo queda el marco de trabajo al que deberán someterse a partir de 2021.

En este mismo sentido, Fenadismer estima que no alcanzarse finalmente un acuerdo definitivo «tendría consecuencias muy negativas para los actuales intercambios comerciales entre España y Gran Bretaña».

Según las cifras de la organización, el Reino Unido representa el quinto país de destino de las mercancías españolas en la Unión Europea, de tal manera que unos 8.000 camiones realizan servicios habitualmente con el país.

Fuerte afectación a la flota española

Así pues, la falta de acuerdo «afectaría muy gravemente a la actual flota de transporte española que opera entre ambos países», ya que la falta de acuerdo podría limitar a partir del 1 de enero hasta en un 90% el número de camiones españoles autorizados para operar.

En este escenario, la Comisión Europea ha elaborado un Guía divulgativa para el final del período transitorio.

El documento resume los cambios que se van a producir en las relaciones comerciales entre el Reino Unido y la UE, entre los que se encuentran la presentación de declaraciones en aduana, la necesidad de una licencia especial para importar o exportar determinados bienes, la inclusión de trámites adicionales para importar o exportar bienes sujetos a impuestos especiales o la liquidación del IVA.

Así mismo, el documento advierte que los cambios podrían ser aún más importantes “en caso de que no se alcance un acuerdo entre la UE y el Reino Unido al final del período transitorio”.