lufthansa cargo

La carga aérea supone para Lufthansa el 10% de sus ingresos.

A pesar de un ligero descenso en el volumen de carga transportada, Lufthansa Cargo ha mantenido su capacidad de utilización durante el último año, con un factor de ocupación del 69,7%, frente al 69,9% de 2013. Durante el pasado ejercicio, la aerolínea alemana de carga se ha enfrentado a un aumento de la competencia, por lo que ha transportado 1,7 millones de toneladas de carga y correo en el 2014, un 2,7% menos que en comparación con el año precedente.

En el 2014, Lufthansa Cargo se ha focalizado en llevar a cabo una gestión flexible y basada en la demanda con el objetivo de impulsar los rendimientos. Al mismo tiempo, la línea aérea de carga ha invertido en su red de destinos, añadiendo Milán, en Italia, Lagos, en Nigeria y la ciudad de Túnez.

El sector más importante para el negocio de carga de Lufthansa sigue siendo la industria del petróleo y el gas. Por ello, desde noviembre, la compañía ha ofrecido un vuelo directo Boeing 777F entre Houston, en Estados Unidos, y Stavanger, en Noruega todos los sábados, uniendo dos de los centros más importantes del mundo de esta industria.

Para 2015, las previsiones de la compañía son las de seguir mejorando los resultados, aunque las condiciones económicas seguirán siendo difíciles. Así, durante este año se continuará con la estrategia Lufthansa Cargo 2020, con el que, entre otras medidas, se implantará un nuevo sistema informático para la manipulación de la mercancía y proseguirán con los preparativos de la nueva terminal de carga aérea en Frankfurt, LLCneo.

Una de los resultados de este plan fue la puesta en marcha de una ‘joint venture’ con All Nippon Airways para operar en las rutas entre Japón y Europa, con el objetivo de asegurar un mayor crecimiento en las conexiones más importantes entre las dos regiones económicas.