El Sector Ferroviario de CCOO va a proponer al ministerio de Fomento que antes de aplicar ningún Expediente de Regulación de Empleo concrete la integración de Adif y Renfe que está estudiando en estos momentos.

El sindicato reconoce que ya propuso esta integración de ambas empresas ferroviarias hace mucho tiempo y se espera que se concrete ahora, para “dar al ferrocarril público la fortaleza que requiere y acercarse a los niveles de servicio de los ferrocarriles de Europa”.

Desde 2005, en que se produjo la separación orgánica de Renfe en dos sociedades (Renfe Operadora y ADIF), CCOO “viene demandando que la separación, tal como permite la Unión Europea, fuera sólo contable”, asegura en un comunicado. En opinión del sindicato, ningún Gobierno ha accedido, y “se han incrementado los costes y la inexistencia de sinergia entre las empresas, que han asumido duplicidades en procesos y en gastos”.

Ahora, el ministerio de Fomento estudia una posible fusión de las dos grandes empresas ferroviarias, por lo que CCOO asegura que expondrá a la ministra de Fomento, Ana Pastor, el apoyo a esta medida, que “está en la línea de lo que las grandes empresas ferroviarias de Europa están haciendo, sobre todo la francesa SNCF y la alemana DB AG”.

Además, el sindicato pedirá que se concrete este proceso de integración antes de plantear cualquier Expediente de Regulación de Empleo (ERE) en Renfe y ADIF y que se adapte el proceso de liberalización total del transporte de viajeros en este proceso de fusión y el calendario definitivo que marque la directiva europea todavía en proyecto.

Para el secretario general del Sector Ferroviario de CCOO, Manuel Nicolás Taguas, «la integración, además de ser necesaria para lograr mayor eficiencia y eficacia en las actuaciones, y más fortaleza como empresa, tendría ventajas de tipo financiero, tanto internas como de cara al cumplimiento de los criterios del Sistema Europeo de Contabilidad. Por eso es más que necesaria esta operación«. Cabe recordar que la deuda de ADIF ronda los 14.000 millones de euros y el de Renfe pasa los 5.100 millones de euros.