La adaptación que ha venido realizando GLS en materia de seguridad y salud para trabajadores y clientes desde el inicio de la pandemia de Covid-19 ha permitido que la empresa de paquetería haya obtenido una certificación de cumplimiento de las directrices preventivas establacecidas por el Ministerio de Sanidad, tras una auditoría realizada por Bureau Veritas.

Para ello, la certificadora ha verificado la gestión de GLS Spain ante los riesgos derivados de la enfermedad con un análisis de todas aquellas medidas que la empresa aplica y comunica de forma efectiva en diversas áreas.

Entre las iniciativas comprobadas se encuentran las buenas prácticas de limpieza e higiene en los centros, el suministro de EPI y la instalación de contenedores de residuos.

De igual modo, en este mismo ámbito, la paquetera también  ha fomentado el teletrabajo a todo el personal que pueda realizarlo, se han suministrado dispositivos inteligentes de rastreo de contactos de coronavirus y se han efectuado campañas de concienciación específicas sobre el uso correcto de la mascarilla.

Así mismo, la compañía ha puesto en marcha desde el comienzo de la pandemia las entregas de cero contacto, al tiempo que se se han flexibilizado los servicios y se incorporado procesos digitales para aportar más comodidad y seguridad a los destinatarios, como la posibilidad de elegir entre diversas alternativas de entrega la que más les conviene o servicios de identificación para la entrega por medio de SMS o aplicaciones móviles.