Citroën culmina el proceso de electrificación de su gama de vehículos comerciales con la versión cero emisiones de su furgón más emblemático: el Nuevo Citroën ë-Berlingo Van.

Este nuevo modelo eléctrico made in Spain se inspira en las necesidades de profesionales, comerciantes, pymes, empresas de distribución, administraciones o grandes flotas que necesitan moverse con agilidad tanto en ciudad como en carretera, independientemente de las restricciones de acceso a algunas zonas por motivos medioambientales, como los centros urbanos.

La nueva gama se distingue de las versiones térmicas de este modelo por sus monogramas exteriores, el selector de modos de conducción con función brake y un motor eléctrico que desarrolla 100 kW (136 CV) de potencia y ofrece 260 Nm de par instantáneo. Su batería de iones de litio de 50 kWh lleva su autonomía hasta los 275 Km, según el protocolo WLTP.

Una cifra más que suficiente para cubrir las necesidades diarias de todo tipo de profesionales y cargar el vehículo por la noche, cuando no se utiliza y la electricidad es más barata. Otra de sus grandes ventajas es su menor coste de uso: su mantenimiento es un 30% más económico que el de un Berlingo Van equipado con motor diésel.

El Nuevo Citroën ë-Berlingo Van ofrece conducción a la carta, con tres modos diferenciados: Power, que saca el máximo partido a las prestaciones de su cadena de tracción eléctrica cuando el vehículo está a tope de carga; Normal y Eco, que optimiza, ante todo, la autonomía y el gasto de energía.

Dispone de un volumen útil de hasta 4,4 m3 y permite cargar objetos de hasta 3,44 m de largo (talla XL) o 3,09 m de longitud (talla M), con la posibilidad de añadir a estas cotas la modularidad de la cabina Extenso®. Su carga útil alcanza los 800 Kg.

En el apartado tecnológico, el Nuevo Citroën ë-Berlingo Van cuenta con 19 funciones de ayuda a la conducción que permiten enfrentarse a todo tipo de maniobras y trayectos.