El Grupo CMA-CGM equipará sus nueve próximos buques de 22.000 TEUs, que recibirá en 2020, con motores propulsados por Gas Natural Licuado, convirtiéndose en la primera naviera del mundo en instalar este tipo de sistemas en grandes portacontenedores.

En línea con su compromiso con el medio ambiente y la protección de los océanos y la biodiversidad, ha apostado por este combustible, que le permitirá reducir hasta en un 25% sus emisiones de CO2 y en un 85% las de óxidos de nitrógeno, eliminando casi por completo las de azufre y partículas finas.

Además, el Índice de Diseño de Eficiencia Energética, que mide la huella medioambiental de un buque, ha mejorado un 20% en comparación con las embarcaciones que utilizan fuel oil. Los nuevos buques solamente utilizarán una mínima cantidad de gasóleo marino para el proceso de combustión.

De este modo, el operador se adaptará a las nuevas regulaciones, que establecen un límite del 0,5% para las emisiones de azufre en 2020. También cumplirá con lo establecido en el Acuerdo de París y con los requisitos que se están debatiendo actualmente a nivel internacional.

Entre 2005 y 2015, ha logrado reducir sus emisiones de CO2 por contenedor transportado por kilómetro en un 50% y ha puesto en marcha un nuevo plan para conseguir disminuirlas en un 30% entre 2015 y 2025.